Hoy en día la palabra Marketing está de moda y se utiliza para todo, para publicidad, ventas, promociones y ofertas… Como el Ketchup, que lo puedes combinar casi con todos los alimentos. Pero lo cierto, es que no todo es Marketing.

La palabra Marketing proviene del idioma inglés y su traducción al español es mercadotecnia. Tiene innumerables definiciones dos de las más significativas son las siguientes:

  • Según la Asociación Americana del Marketing (AMA) que dice “Es una función organizacional y un conjunto de procesos para crear, comunicar y entregar valor a los clientes y para administrar las relaciones con los clientes en formas que beneficien a la organización y sus grupos de interés.
  • La definición académica oficial según la CIM (The Chartered Intitute of Marketing) es: “El proceso de gestión responsable de identificar, anticiparse y satisfacer las necesidades de los clientes de la forma más rentable”.

Debido a la gran magnitud del Marketing se puede dividir en dos vertientes, marketing estratégico y marketing operativo.

Cuando decimos estratégico nos referimos al proceso en el que la empresa desarrolla la estrategia: a qué segmento del mercado va a dirigirse, con qué producto, cómo se van a posicionar, en qué se va a diferenciar…

Y operativo hace referencia a la puesta en marcha del plan de marketing y su control: cuál será la política de precios, qué tácticas se llevarán a cabo para la venta, cómo se va a comunicar (publicidad, ofertas y promociones), cómo será su distribución…

Podemos resumirlo en que es un conjunto de actividades y técnicas dedicadas a estudiar el mercado para de esta manera conocer los comportamientos y necesidades de los consumidores para poder satisfacerlos y fidelizarlos.

Tras esta explicación, ¿Queda claro que el Ketchup es para las hamburguesas y los perritos, quiero decir, que el Marketing es un proceso que engloba a la publicidad, promociones, técnica de ventas y que no son cosas independientes?

Y tu, ¿Qué haces? ¿Ketchup o Marketing?